RECOMENDACIONES EN ALMENDROS

RECOMENDACIONES GENERALES :

1.- Rebajar las plantas a 60 cm. sobre el injerto.

2.- Cortar el cacho del portainjerto y eliminar las ramillas quebradas, débiles y hasta 15 cm por sobre el injerto.

3.- Seleccionar 3 a 5 ramas madres y podarlas a 2 yemas.

4.- Una vez determinada la ubicación definitiva, el hoyo de plantación debe ser a los menos 20 x 20 x 40 cm., con el propósito de asegurar un buen desarrollo de raíces.

5.- Al hacer el hoyo de plantación, el suelo debe separarse en dos porciones para luego al plantar y rellenar, se coloque en el fondo, la mitad superior, que es la más rica en nutrientes.

6.- El árbol debe ser plantado tomando las siguientes precauciones:

a) Una vez hecho el hoyo, presentar el árbol en éste (con bolsa) y comprobar que la profundidad sea la adecuada. El nivel del suelo de la bolsa debe quedar unos 3 cms. sobre el nivel del terreno de plantación, de modo que con los riegos posteriores, baje y se nivele.
b) Romper y quitar la bolsa colocando la planta dentro del hoyo, orientado el brote del injerto en contra del viento. Debe cuidar de no desarmar el pan de suelo para evitar corte de raíces.
c) Antes de terminar de llenar el hoyo, colocar un tutor al lado de la planta, de modo que ayude a guiarla derecha (favorecer el crecimiento vertical) y protegerla del daño por el viento.
d) Apisonar bien el terreno plantado y dar de inmediato un riego abundante (no en exceso).

7.- Se debe dar un riego inmediatamente después de plantado un segundo a los dos días del primero para luego distanciarlos y llegar a regar entre 5 y 8 días, dependiendo de la capacidad de retención de humedad del terreno y condiciones ambientales.

8.- En caso de no contar con riego tecnificado, se debe emparejar un montículo y hacer una taza de riego. Ideal, no excavar el suelo original, traer sustrato de otro sector cercano e incorporar para levantar el montículo.


Consideraciones para las plantaciones de Almendros:

Los almendros son originarios del Asia Central, desde donde fue llevado a China, a la península Ibérica, por los fenícios y griegos; luego a paises Europeos, como Francia, desde donde en 1.700, fue llevado a California, llegando a Chile hacia 1.850.

En la actualidad en Chile existen 5.540 ha, de las cuales sólo el 4,3% del total nacional se registran en la región de Coquimbo.

Los almendros requieren de un clima libre de heladas y baja humedad relativa. Los requisitos de frío varían entre 200 y 700 horas. Posteriormente requieren de mucho calor.

Los suelos deben ser profundos y de buen drenaje. Se da mejor en suelos livianos y de textura franca, es decir donde la aireación sea buena. Un mal drenaje favorece las enfermedades producidas por hongos y bacterias del suelo. En algunos casos basta con 3 a 4 dias de deficiencia de oxigeno en el suelo, para que se genere la muerte de raíces. La adaptación del almendro a los diferentes tipos de suelos, al igual que todos los frutales, está muy relacionado con el patrón o portainjerto utilizado.

Los almendros responden bien a las fertilizaciones nitrogenadas, siempre con apoyo de análisis foliar. Respecto a la forma de aplicación, se recomiendan dos tercios durante el invierno y el tercio restante a la caída de hojas. La dosis varia entre 60 y 130 un de N/ha, según la producción obtenida. En cuanto al Potasio las dosis varían entre 100 y 130 un de K/ha.

Un elemento que se presenta deficitario con cierta frecuencia en esta especie es el Zinc. La sintomatología de su deficiencia se manifiesta en una marcada disminución en el tamaño de las hojas, las que se presentan amarillas, cloróticas y formando un crecimiento en roseta. Tanto la floración como la brotación se presentan retrasadas en relación a los arboles normales, llegando a una menor producción y con fruta de tamaño reducido. Para su corrección se recomiendan aspersiones de Sulfato de zinc en invierno y óxido de zinc en primavera después de la caída de pétalos.

Los arboles responden bien a los riegos, por lo cuál se recomienda implementarles un sistema adecuado para satisfacer cómodamente sus demandas. Si las plantaciones se establecen en laderas, se recomienda orientarse por las curvas de nivel. Desde los primeros años de plantación hasta plena producción, es tienen menores tasas de riego anuales comparadas con otros frutales como Paltos y Nogales, según estimaciones hechas por bandeja de evaporación. Esto atribuido a la precocidad de la especie y al menor tamaño de los arboles o menor masa foliar.

Respecto al control de malezas, dirigir la aplicación de herbicidas residuales en invierno y de herbicidas de contacto y sistémicos en la primavera. En casos particulares hacer los controles mediante rastrajes en la temporada.

Respecto a las variedades, debe considerarse que los almendros requieren de polinizantes, pues existen problemas de autofertilidad (capacidad de fecundación de una flor con su propio pólen). Actualmente se recomienda para polinizar la variedad Non pareil, a Carmel y Price. Los polinizantes se emplean entre un 20 y 25% y se requiere de la presencia de abejas como agentes polinizantes (4 a 6 colmenas/ha).

Los portainjertos utilizados son Almendro Amargo, que confiere vigor a los arboles con abundante sistema radicular y raíces profundizadoras que otorga resistencia a la sequía, pero son sensibles a las pudriciones del cuello (Phytophthora cactorum), nemátodos y agallas del cuello por mal drenaje. Tiene cierta tolerancia a suelos con carbonatos de calcio, donde se pueden producir clorosis por micronutrientes. En cambio, el patrón duraznero los arboles obtenidos son de menor tamaño permitiendo plantar más arboles por hectárea, y con la ventaja de entrar ántes en producción. Da mejor resistencia a esas enfermedades, pero no tolera la sequía, nemátodos y suelos calcáreos.

Las distancias de plantación son 6x4 metros y 5x5 metros, plantando tempranamente para evitar daños radiculares.

Las podas de formación deben ser en copa o eje modificado. En todo caso se debe rebajar el eje para favorecer la ramificación. Las ramas madres se deben despuntar para incrementar el crecimiento de las ramas laterales. Los cortes de poda y heridas se deben cubrir con Pasta Podas (Tiabendazol). Además estas prácticas se deben realizar cuando hay bajas probabilidades de lluvias. En arboles nuevos éste control es fundamental para evitar la generación de un cancro en la futura rama madre, evitándose una enfermedad e incluso la muerte del árbol afectado.

Se debe controlar el crecimiento de los retoños (sierpes).

Una vez que los arboles estén en producción se deben hacer aclareos para favorecer las entradas de luz. Se debe promover las brotaciones secundarias para desplazar los centros frutales.

La plena producción de un huerto de almendros se logra al 6º año, con producciones promedio de 2.500 kg/ha de almendra seca con cáscara, en huerto de 400 plantas/ha. La época de cosecha va a estar muy influenciada por el clima y la variedad, siendo entre Febrero y mediados de Marzo.

2 comentarios:

  1. Me encantó tu página, ya que las recomendaciones en tus variados temas son muy prácticos y de gran utilidad para todos aquellos que quieran hacer sus huertos. Un saludo cariñoso, Cecilia Taiba

    ResponderEliminar
  2. Muy ilustrativa la explicación sobre los almendros, estoy interesado en innovar con una plantación (pequeña) en la IX, el clima a cambiado y entiendo que ya se produce en esa zona.
    Alguna recomendación espacial, ustedes venden?
    Gracias.

    ResponderEliminar